miércoles, 3 de enero de 2018

El ojo castaño de nuestro amor, Mircea Cărtărescu

Mircea Cărtărescu
EL OJO CASTAÑO DE NUESTRO AMOR
[Ochiul căprui al dragostei noastre, 2015]
Trad. Marian Ochoa de Eribe
Impedimenta, 2016 - 208 págs. - inicio
JotDown - El Confidencial - bibl. vila de gràcia
[inolvidable]
«HACE EXACTAMENTE DOS MIL AÑOS, ocho años después de un incidente en Judea del que no oiría hablar jamás, el poeta más importante de Roma, a Publius Ovidius Naso, el discípulo de Virgilio, se le comunicó que, por orden del emperador Augusto, tenía que dejar familia y amigos, la ciudad y la gloria, para hundirse en un escondrijo en los confines del mundo, del Limes Scythicus. Era el año que había terminado su Metamorfosis, con la que esperaba, a la edad de sesenta y cinco años, la consagración definitiva. Nunca sabremos qué fue aquel "carmen et error" que cambió su vida. El hecho es que el poema Ars amatoria, por el que Roma lo había amado en su juventud, era considerado ahora obsceno y pernicioso para las costumbres [...] Por las noches, bajo unas constelacioes distintas de las que veía en su juventud en el cielo de Roma, Ovidiu velaba hasta el amanecer, atormentado por el frío y la nostalgia. ¿Quién ha pagado por estas desdichas y quién va a recompensar alguna vez el sufrimiento de este anciano expulsado entre los hielos? ¿Quién pagará alguna vez por todos los poetas del mundo, sumidos en la miseria y la locura, exiliados en todas las épocas y en todos los imperios, al margen del mundo habitado?
    [...] Devorado por el salitre y la intemperie, Ovidiu contempla, con ojos ciegos, el mar. Los imperios se han hundido y los todopoderosos reyes han sido olvidados, pero Ovidiu, metamorfoseado en hombre de bronce sobre el pedestal, vive todavía desde hace dos milenios. ¿Vivirá cincuenta años más? ¿Cien más? ¿Se pronunciará su nombre en este mundo al cabo de otro milenio? ¿Se leerán aún sus Fastos dentro de un millón de años, dentro de un billón? Después de que el sol se apague y la galaxia se desintegre y se produzca la muerte térmica del universo infinito, ¿volverá a recitar alguien siquiera dos versos, con ritmo elegíaco, sobre los rizos de las damas elegantes y sus cajitas de marfil con afeites? Por supuesto que sí, por supuesto que sí. Puesto que han brillado en otra época, brillarán siempre, más allá del mundo físico y de su terrible destino, en un espacio distinto al del polvo y el olvido. Pues como dijo Mallarmé, "el mundo solo existe para llegar a un libro".» (de PONTUS AXEINOS, págs. 64-68)

No hay comentarios: